NOTICIAS

El Senado debe garantizar un debate sin apuros ni aprietes

Unidad Provida abogó por un tratamiento equitativo, profundo y federal sobre el aborto en el Senado. El colectivo pro derechos de mujeres, niñas y niños por nacer repudia la arbitrariedad del senador Miguel Ángel Pichetto que presiona para coartar un diálogo profundo y democrático sobre un proyecto que vulnera derechos y divide a la sociedad. 

Unidad Provida lamentó las expresiones del senador Miguel Ángel Pichetto, que acusó a la

vicepresidenta Gabriela Michetti de "obstaculizar" el debate. La actitud irresponsable y autoritaria del legislador rionegrino intenta evadir la necesidad de un análisis profundo y federal del proyecto, presionado por militantes de la campaña por el aborto legal. Cualquier intento de un tratamiento exprés no está a la altura de las obligaciones y deberes del Senado de la Nación para con las leyes.


"Acotar los tiempos para evadir un debate profundo y plural es una práctica antidemocrática que levanta sospecha sobre la aptitud de quienes parecen responder más a intereses sectoriales o personales en lugar de cumplir con sus deberes de Estado", afirmó Leandro Flocco, referente nacional de Unidad Provida, quien de este modo expresó apoyo al giro a las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales, Asuntos Constitucionales y Presupuesto.


El proyecto merece no sólo una profunda discusión desde lo técnico, lo jurídico, lo científico y el impacto económico que este proyecto pueda tener. Se debe velar por los intereses y la representación de las provincias, donde gran parte de la sociedad reclama que el debate "no se cocine sólo en Buenos Aires" y que contemple la situación limitada del sistema de Salud a nivel provincial, donde aún no se puede garantizar las condiciones sanitarias esenciales, especialmente para la maternidad vulnerable.

También se debe contemplar las modificaciones de último momento que amenazan la libertad individual e institucional de los profesionales de la salud que se ven severamente despojados de sus derechos y que ya están manifestando su preocupación en la mayor parte de las provincias. 


El colectivo de organizaciones que rechaza la legalización del aborto se expresa en favor de un debate equitativo, democrático, profundo y federal sobre el proyecto de ley que obtuvo media sanción de Diputados. Las cuatro comisiones propuestas por la presidenta del Senado y vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, son las mínimas indispensables para analizar el proyecto, que debería ser girado aún a más comisiones.

Debate serio del proyecto con media sanción

En este sentido, Unidad Provida reitera la necesidad de garantizar un debate pleno, democrático y plural para "desenmascarar" los puntos más polémicos de este "aberrante proyecto", del que se desprenden las siguientes conclusiones:


  • Se posibilita abortar, prácticamente, hasta el noveno mes del embarazo, bajo causales amplísimas. Ante la fuerte evidencia científica sobre el inicio de la vida humana, esta ley avalaría la pena de muerte del más indefenso

  • Se permite abortar a un niño o a una niña casi por cualquier motivo, con justificaciones tan amplias como una alegada "situación de vulnerabilidad", como por la pérdida de un trabajo o incluso un desengaño amoroso. Es una política de descarte y eliminación de los pobres y vulnerables.

  • Continúa la posibilidad de eliminar bebés con síndrome de Down y otras capacidades especiales, ya que, tal como sucede en países con aborto legal, se podrá alegar que estos problemas del feto amenazan el "derecho humano a la salud" de la mujer. Este proyecto es discriminatorio y eugenésico.

  • Se mantiene la posibilidad de que una menor de edad aborte sin que sus padres lo consientan, escudándose en el artículo 26 del Código Civil y Comercial.

  • Se establece una persecución penal contra los profesionales de la salud que se resistan a realizar abortos: incluso los obliga a ofrecerlos como única alternativa. Se configura un nuevo delito para punir a los agentes sanitarios, pero ni siquiera se castiga al médico abortista que ponga en riesgo la vida de la mujer.

  • Se desconocen los "idearios institucionales" de clínicas privadas, con lo cual toda entidad queda sometida a los lineamientos del Estado y obligada a realizar abortos, en tanto que la objeción de conciencia de los médicos es restringida al plano individual.

Por todas estas razones, Unidad Provida mantiene su firme pedido de rechazar la política de descarte del aborto legal y reclama promover acciones superadoras que respeten los derechos humanos de todos: educación y prevención, mejoras del sistema de salud materna y de adopción; atención y contención especializada para las embarazadas y sus niñas y niños por nacer en situación de vulnerabilidad.

0 vistas

Unidad Provida 2018

#Salvemoslas2Vidas

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social Instagram