Unidad Provida 2018

#Salvemoslas2Vidas

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social Instagram

NOTICIAS

Ya no se puede hablar de 500.000 abortos en Argentina


El mito de los 500.000 abortos es uno de los más repetidos y por eso mismo, se ha instalado como un hecho. Una simple mirada crítica basta para advertir no sólo que es absurdo, es además demográficamente imposible. Lo cierto es que, científicamente se demostró que esa cifra carece de toda validez epidemiológica.


¿De donde sale la cifra?

El Ministerio de Salud de la Nación financió en 2005 una investigación para estimar la cantidad de abortos inducidos en la Argentina. Fue coordinada por Silvina Ramos (Centro de Estudios de Estado y Sociedad-CEDES) y Edith A. Pantelides (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas-CONICET/Centro de Estudios de Población-CENEP). Varios de los investigadores eran de CEDES, una asociación civil que impulsa entre sus iniciativas, la despenalización del aborto, diplomaturas en salud y derechos sexuales y reproductivos y el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva. Junto a Amnistía International impulsan la campaña Despenalizacion.org.ar.

El estudio, llamado "Estimación de la magnitud del aborto inducido en la Argentina" de Silvia Mario y Edith Pantalides y otros, fue publicado por CEPAL en Notas de población Nº 87 (Cepal, 2009, p. 95-120). Allí se estiman por el método residual entre 486.000 y 522.000 abortos en Argentina y fue difundido en algunas publicaciones del Ministerio de Salud, CEPAL y Amnistía Internacional, y repetido hasta el infinito hasta quedar grabado en el inconsciente colectivo.


Sin fundamento epidemiológico


Más allá de que la imparcialidad del estudio está fuertemente comprometida por los intereses de CEDES, la cantidad de 500.000 abortos no resiste el menor análisis.


  1. Si hubieran 500.000 abortos y se producen 700.000 nacimientos al año, ocurriría un aborto por cada 1,5 nacidos vivos (3 nacimientos, 2 abortos, lo cual no ocurre ni a simple observación. El mismo CEDES llevó a tal punto la exageración que en Clarín afirmó que "por cada 2 nacimientos hay 1 aborto". Si fuera cierto seríamos el país con más abortos del mundo, superior a Rumania. En México esa metodología amplificó los resultados 10 veces. Según metodologías válidas (probabilidades biológicas aplicadas a estadísticas vitales) en Argentina está multiplicado 9.8 veces. En Uruguay los sectores abortistas afirmaban que habían 150.000 abortos. Después de la legalización hubo 6.600, el 4,4% de lo que se decía. Está demostrado que esta sobreestimación se da en toda Latinoamérica por la metodología falaz que se usaba.

  2. El Dr. Elard Koch, un científico chileno, analizó las metodologías utilizadas (modelo del egresos hospitalarios con factores subjetivos de expansión) y afirmó “simplemente no tiene validez epidemiológica, dado que intenta cuantificar la incidencia del aborto inducido utilizando encuestas de opinión, altamente subjetivas. Más aún, dichas encuestas son aplicadas a un limitado número de personas, lo que además introduce un sesgo de selección importante”. También demostró en un estudio, que era una misma institución, el Instituto Guttmacher, que en todo Latinoamérica impulsaba la misma metodología, con resultados tan abultados que iban mucho más allá de lo empíricamente posible, cada vez que en un país se impulsaba la despenalización del aborto.

“Simplemente no tiene validez epidemiológica"

No se puede plantear ninguna ley ni ninguna política hasta que el gobierno no obtenga datos serios y objetivos sobre el tema y sólo a partir de eso tendrá soluciones efectivas.

1,736 vistas1 comentario