NOTICIAS

El proyecto llega al Senado casi sin modificaciones


Las modificaciones que sufrió el proyecto en Diputados no son sustanciales. La ley llega al Senado con el aborto libre hasta el nacimiento y con fuertes restricciones a los médicos que quieran objetar. De hecho bajos ciertos casos los obliga a hacer abortos.


En las horas previas a la votación en la Cámara de Diputados los medios insistieron con que el ala verde del recinto había realizado cambios para sumar votos. Si bien eso es cierto, nada cambió en lo sustancial. Repasamos cómo llega el proyecto al Senado:



El límite de la semana 14 para abortar no existe

En su Art. 4 establece que: “Las mujeres y personas con otras identidades de género con capacidad de gestar tienen derecho a decidir y acceder a la interrupción de su embarazo hasta la semana catorce (14) inclusive, del proceso gestacional”.

Seguidamente, en el Inc. a. se aclara que con una simple declaración jurada ante el personal de salud en que se manifieste que el embarazo fue víctima de una violación, quien lo requiera puede acceder al aborto fuera de ese límite. Se agrega que en caso de niñas menores de 13 años la declaración jurada ni siquiera será necesaria.

Y para terminar de borrar esa frontera de 14 semanas, en el Inc. b. se agrega que el aborto será permitido en todo momento “si estuviere en peligro la vida o la salud integral de la persona gestante”. Según la Organización Mundial de la Salud, la “salud integral” es el “estado de bienestar físico, emocional y social de un individuo”. En el Art. 5 inc. f. se aclara que: “El personal de salud debe respetar y garantizar el tratamiento del aborto conforme los alcances y la definición de la Organización Mundial de la Salud”.

Resumamos: aborto libre hasta las 14 semanas. Aborto aduciendo cualquier causa luego de las 14 semanas. El límite de las 14 semanas no existe.


Persecución a los médicos y desinformación a los pacientes

En el Art. 5 Inc. e. se continúa prohibiendo a los médicos que informen de manera íntegra y honesta a una paciente que solicite un aborto: “el derecho a la información incluye el de no recibir información inadecuada en relación con la solicitada”.


En el Art. 7, sobre “Consentimiento informado” se recalca que se debe realizar según la ley N° 26.529 que regula las relaciones entre los pacientes y los médicos y “en concordancia” con el Art. 59 del Código Civil y Comercial de la Nación. Una curiosidad, siendo que el mismo Código Civil y Comercial establece en su Art. 19 que: “La existencia de la persona humana comienza con la concepción”.


En el Art. 10, sobre la Objeción de Conciencia, se quitó que quien ejerza su libertad de conciencia asegure igualmente el aborto pero se mantuvo que (el médico) tiene que enviar a la persona que solicite el aborto a otro profesional que sí lo haga, sin dilaciones. Aquí tampoco nada cambió. El objetor debe asegurar el aborto.

Pero además, los médicos objetores sí deberán hacer abortos, so pena de prisión, si la salud de la mujer está en juego. Nos remitimos al concepto de salud de la OMS, y entonces, todo médico podrían tener que realizar abortos (Art. 10 inc. c)


En el Art. 11 se establece que los institutos y clínicas que no tengan prestadores de abortos, deberán derivar los casos a aquellos lugares que lo aseguren.


Quita de penas a quienes hagan abortos clandestinos

En el Art. 14 del texto se modifica el Art. 85 del Código Penal. Con la nueva ley tendrá prisión de “3 meses a un año” quien ejecute un aborto. Anteriormente se establecía una pena de “uno a cuatro años”. Es decir, una baja de las penas a los ejecutores del aborto clandestino.


Con esto, el proyecto de ley de Alberto Fernández y Vilma Ibarra llega al Senado tal cual fue planteado en Diputados: aborto libre en cualquier momento del embarazo, persecución a los médicos quitando la objeción de conciencia con argucias semánticas e invocando penas de prisión y promoción deliberada del aborto a cualquier mujer embarazada.








108 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo